Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > UNA CIUDAD LIMPIA

UNA CIUDAD LIMPIA


Pendiente sólo de su publicación en el Boletín de la Provincia, próximamente entrará en vigor la nueva Ordenanza de Limpieza y Recogida de Residuos Urbanos de Cádiz. Naturalmente, no podemos más que sumarnos a la intención general de que toda la ciudad mejore su limpieza. Y mejor sin caer en la tan frecuente adulación populista, porque buena parte de la culpa de que esta ciudad esté sucia es de los que viven en ella y han hecho costumbres locales, que nadie les reprocha, desde tirar un papel o una colilla al suelo hasta sacar la basura o los muebles viejos a la calle cuando les parece. En ese panorama que nadie se extrañe si quienes nos visitan ensucian, en lo que pueden, lo mismo. Hacen lo que ven.

Alguien tendrá que explicarme cómo conviven, incluso en la misma persona, esa indolencia absoluta con el estado de revista de esta ciudad con una exacerbada defensa de Cádiz como la mejor del mundo, incluyendo la más hermosa. Como si esa bendición les viniera ya otorgada y el asunto no fuera con ellos. Sólo cuando se consiga una implicación “personal” de los gaditanos en la defensa de su ciudad, lo que incluye mejorar su presencia, podrá afrontar su crecimiento. Eso se consigue sólo con educación pero, mientras, hay que frenar el descontrol con sanciones. Son necesarias en la medida que mejoran la convivencia. Y ahí las defiendo, rotundamente. Como en la limpieza de solares, por ejemplo. Cuando no la mejoran, no. Si bien la mayoría de las normas de esta Ordenanza me parecen imprescindibles, otras me parecen muy mejorables, o porque no contribuyen a esa convivencia o porque llegan a la sanción sin suficiente información previa.

Se intenta dar por ya establecido un sistema de separación de residuos, y a partir de ahí se sanciona su incumplimiento, cuando no tenemos un solo dato municipal que diga en qué porcentaje real se separan las basuras domésticas. Por edades, por barrios, por nivel de estudios. Sin ese dato, no sabemos si hay un problema de desconocimiento, que habría que resolver, o de desgana. Entre los miles de folletos municipales, alguno debería explicar bien esa separación: es normal ver aún a bienintencionados que tiran los periódicos en el contenedor de papel correcto pero en bolsas de plástico, o los que reciclan las botellas con sus tapones. ¿Dónde se tira algo tan común como el aceite de cocinar, si está prohibido hacerlo en la basura o por el desagüe?. La limitación de horario para sacar la basura, ¿incluye también la que no es orgánica y, por lo tanto, no se descompone?. Porque no parece que las once de la noche sea un horario muy europeo para estar rompiendo vidrios en el contenedor, cambiando suciedad por ruido.

Me preocupa que la libre voluntad de tener macetas en los balcones dependa, ahora, de que el vecino de abajo no se sienta molestado con su riego. Porque obligar a que no caiga agua mientras se riega es no haberlo hecho nunca. (Por cierto, ¿pueden molestarse los vecinos que instalaron un cierre ilegal en el balcón, prohibido por una vieja ordenanza que no cumple nadie, si el agua moja sus cristales?). Mejor solución me parecía, cómo hasta ahora, imponer un horario de riego, si se quiere riguroso, para minimizar las molestias.

Muy preocupante me parece esa petición de fianza, que cubra los previsibles gastos de limpieza, para los organizadores de actos públicos: mítines, fiestas o celebraciones religiosas. Parece claramente inconstitucional limitar los derechos fundamentales de reunión o manifestación a quienes no tengan medios económicos para pagar esa fianza. Pienso en colectivos sociales muy críticos con el Ayuntamiento. Esas manifestaciones también se podrían penalizar, a posteriori, por la vía de la supuesta falta de limpieza, pues la valoración del estado en que quede la calle la hace el propio Ayuntamiento. Con la letra de la Ordenanza, ¿se va a obligar a la Iglesia a pagar la limpieza de la cera pegada al suelo tras las procesiones?. También en León una Ordenanza municipal prohibió el reparto de octavillas y otra en Valladolid pegar carteles y colgar pancartas. Ambas recurridas por limitar libertades. No confundamos.

Artículo publicado en "La Voz de Cádiz" el 14 de noviembre de 2007

19:57 | ruiztorres | 3 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/53445

Comentarios

1
De: Rafael Fecha: 2007-11-15 20:06

Hola,
Supongo que la ordenanza lo que prohibirá será poner carteles en la vía publica. Pero es que en casi todas partes hay espacios (incluido cierto mobiliario urbano, en algunos sitios les llaman columnas de libre expresión) donde se pueden poner los carteles. amen de los tablones de anuncios de las facultades, comunidades de vecinos, etc. Lo digo por que nosotros tenemos una aplicación en nuestro portal www.tablondeanuncios.com/carteles que los usuarios usan para hacer los carteles y cada día se hacen más de 500 carteles.
Saludos.



2
De: dana Fecha: 2011-07-17 18:35

como te llamas



3
De: dana Fecha: 2011-07-17 18:35

como te llamas dime tu nombre



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.136.90 (556015e5bc)
Comentario


  

Archivos

<Julio 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres