Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > DETALLES DE UN FRACASO

DETALLES DE UN FRACASO


Sólo como un fracaso puede calificarse que el Oratorio San Felipe no vaya a ser la sede del que debía convertirse en principal referente externo de lo que se celebra en el 2012, el primer triunfo del constitucionalismo democrático frente al absolutismo. Como muy bien decía el profesor Romero Ferrer este mismo sábado, aquí en LA VOZ, la importancia del Oratorio es “la singularidad simbólica que posee, como la caja de la Constitución de 1812 y el origen de la Nación moderna que llamamos España”. Los símbolos representan una realidad porque socialmente se asocian a ella, de manera que su simple mención o imagen ya nos conduce a lo que representan. A todos nos debió mover la importancia general sobre la particular, lo que de símbolo común supone el Oratorio para todo el país y buena parte de Latinoamérica antes que su simbolismo religioso o localista. No ha sido así. Y eso tiene varios culpables, con distintos niveles de responsabilidad.

Existe en la ciudad, a qué negarlo, una corriente de opinión, con los mismos nombres, que tiende a oponerse a todo lo que supongan cambios en la misma, desde el color de los edificios al derribo de alguno de ellos. Es decir, por definición, una corriente de opinión conservadora. En el caso del Oratorio tuvieron una presencia activa en los medios, con sus argumentos, que no fueron suficientemente contestados con la importancia que para la proyección de la ciudad hubiera tenido ese uso civil de la antigua sede parlamentaria. Ha sido el principal error de la Junta de Andalucía como promotora de la idea. El anteproyecto del “Memorial de las Libertades. Fundación Cortes de Cádiz”, anunciado en noviembre de 2006 en la web de Universia sobre el Bicentenario, plantea intervenciones en el ámbito patrimonial y museístico, con reordenación de los fondos existentes bajo un tono pedagógico; busca una recuperación del patrimonio documental de las Cortes disperso por todo el mundo; anuncia una sede en Cádiz de la Universidad Internacional de Andalucía y propone crear un Observatorio sobre las garantías de los derechos civiles y políticos y los avances de las sociedades democráticas. Estos son objetivos distintos que los que, también importantes, se plantea la Fundación del Centro de Estudios Constitucionales, cuya existencia previa en Cádiz se ha usado para defender la inutilidad del proyecto de la Junta. Como si ambos fueran incompatibles en lugar de complementarios. Pero esta dimensión ambiciosa del proyecto ha sido, ciertamente, mal “vendida” a la opinión pública. Como que el Delegado del Gobierno de la Junta diga, ahora, que se abandona esa localización porque un estudio ha descubierto que allí no se pueden instalar oficinas, lo que transmite la idea de que el proyecto está poco elaborado, en vez de poco conocido, algo enseguida aprovechado por sus adversarios.

En el proceso de negociación entre la Iglesia y la Junta, muy condicionados ambos por cómo iba reaccionando a cada decisión esa corriente de opinión conservadora, se han ido haciendo distintas cesiones. En cada etapa, la alcaldesa Martínez se ha alineado con esa corriente, aunque ahora se declare poco menos que ajena a las dificultades que se le han ido planteando al proyecto. En septiembre de 2006, Martínez decía que la Iglesia debía mantener el templo porque no era propicio para la investigación, ofreciéndose a su rehabilitación para que siguiera dedicado al culto. En ese noviembre, se declaraba en contra de desacralizar el templo: “como católica, gaditana y alcaldesa entiendo que sería una traición a la historia de la ciudad”. En el Pleno de ese diciembre, dijo no confiar en que la Junta no terminara clausurando el colegio San Felipe, a pesar de que un mes antes ya se había comprometido a mantenerlo el Delegado de Educación, compromiso reafirmado un día antes de ese mismo Pleno. En enero de 2007 valoraba como “positivo” la desacralización y, unos días más tarde, tras el preacuerdo para la cesión, ya en esas condiciones, se lamentaba de la situación en que quedaba entonces la Hermandad de las Aguas. Eso se llama colaborar. Ahora, perdido el símbolo, sólo nos queda que, para que el fracaso no sea definitivo, no se abandone también el resto del proyecto.

Artículo publicado en "La Voz de Cádiz" el 30 de octubre de 2007

19:54 | ruiztorres | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/53237

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.18.114 (0b6c5e948b)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?


  

Archivos

<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres