Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > UN NUEVO TURISMO

UN NUEVO TURISMO


Pasadas las celebraciones del Día del Turismo en lo que de merecido festejo anual tiene para un gremio que es uno de los motores de la economía de la provincia, es momento quizás de debatir sobre los modelos de ese turismo. No dudo que será el propio sector, por ser el más interesado, el primero que hará autocrítica para intentar mejorar lo que haga falta. Y me gustaría pensar que también la hagan algunos políticos responsables de decidir la orientación de las campañas.

Con datos de los empresarios de hostelería gaditanos, supimos que tanto en julio como agosto pasados, aumentaron los turistas hasta niveles de ocupación cercanos al 90 %, a pesar del aumento del número de camas. Pero, igualmente, nos avisan de que siendo más visitantes gastaron menos en la provincia. Es decir, nos estamos quedando con el turismo más económico. Sin querer ser agorero y sacar conclusiones pesimistas de datos de un año, sí creo que hay que reaccionar ante ese hecho. Porque veo que en algunos sitios sólo se insiste en un modelo de turismo familiar, de sol y playa, que hay que matizar, enriqueciéndolo, para seguir vivos. El turismo, en pocos años, ha cambiado muchísimo. Ahora muchos fraccionan sus vacaciones, eligen personalmente sus destinos por Internet, han surgido muchos nuevos lugares estupendos y más baratos a donde ir y los vuelos de bajo coste hacen posible variar y acercarte a más sitios. Sólo problemas de seguridad están ralentizando ahora esta revolución que cambiará rotundamente el turismo. Pero es sólo cuestión de tiempo. Si no nos diferenciamos de un turismo de generalidad, se perderá todo. Porque quien elige sus vacaciones sólo para tomar el sol y no hacer nada más, decidiendo racionalmente por cuestiones económicas, siempre tendrá otro destino más barato.

Como están haciendo en otros lugares, hay que apostar por un turismo emocional. Esos visitantes que eligen los sitios buscando sensaciones o emociones diferentes. Lo que obliga a conocer antes, para darle publicidad, lo que podemos tener de variado, de singular o auténtico. Sé que esos estudios se han realizado en la provincia de Cádiz, pero muchas veces no pasan a convertirse en industria. Como dice el experto Isaac Vidal: “debemos evolucionar nuestras estrategias de marketing, pasando de comunicar el producto a evocar experiencias”. Y que el turista piense que esas emociones sólo las puede encontrar aquí. A la sociedad del bienestar le va a seguir lo que ya llaman una “sociedad de ensueño”. Personas que se premian con diversos viajes a lo largo del año para tener emociones que los evadan de la rutina del trabajo. Incluso al turista de playa, hay que vendérsela como una experiencia diferente. ¿Se hace así?. No siempre.

No creo que ningún turista venga a Cádiz por el número de sus banderas azules (hay 499 playas y 77 puertos que la tienen), ni que muchos diferencien entre una playa de calidad de lo que es una certificación de calidad de los servicios de playa, es decir que éstos se someten a auditorias. Al nivel al que hemos llegado, la calidad debería presuponerse, como la higiene en cualquier restaurante. Y, sin abandonarla, enseñar lo que es distinto. Para lo que es básico el papel de la cultura. Como industria que va a ofrecer servicios al visitante para su disfrute y como aglutinante de la identidad del pueblo que los recibe con la dignidad de una bien ganada ciudadanía. Poco añaden a eso las programaciones culturales del género de las variedades ni la estandarización de las celebraciones tradicionales, convertidas en simples botellones autorizados. Ambas sobran en todos los sitios.

También hay buenas ideas. El pasado martes se colocaba la primera piedra del Centro de Interpretación del Cádiz Prehistórico, en Benalup, dentro del proyecto Cultur-Cad, que distribuye actuaciones en 44 municipios de la provincia, para consolidar el patrimonio cultural y asociarlo a una finalidad turística. Como éste, el programa va a permitir restaurar el Museo Litográfico, en Cádiz, o el Centro de “Cádiz y el Nuevo Mundo”, en el antiguo castillo de Chipiona. Ese es el camino. Y acabar, antes que nada, con la urbanización salvaje de la costa. Ahí sí que podemos echarlo todo a perder.

Artículo publicado en "La Voz de Cádiz" el 2 de octubre de 2007

19:16 | ruiztorres | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/53117

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.159.33 (0832762269)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?


  

Archivos

<Septiembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres