Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > LLEVAR EL CONFLICTO A LAS AULAS

LLEVAR EL CONFLICTO A LAS AULAS


Sucedió la semana pasada, cuando se inauguraba un nuevo curso escolar. En la clase de presentación, una profesora de Primaria de un centro católico concertado de Cádiz dedicó buena parte de su docencia a criticar la asignatura Educación para la Ciudadanía, al gobierno socialista en general y a la campaña de éste para acabar con la religión en las escuelas (¿?). Cuando, en el pasado, ha sucedido algo igual pero al revés (atacar en clase las creencias religiosas de los alumnos o de sus padres), la denuncia ha saltado con nombres y apellidos del profesor a los periódicos y el escándalo terminado en expediente al susodicho. Aquí no concretaremos tanto porque lo que nos interesa ahora es describir una actitud lamentable, pero sin dejar de apuntar esta desigualdad con la que muchos piden un respeto que no le tienen a los demás.

¿Es lícito trasladar un agrio debate político a niños de menos de doce años?. ¿Es admisible que un profesor aproveche su situación de preeminencia en clase para hacer propaganda política partidista sobre menores?. La Constitución reconoce la libertad de cátedra pero limitada, entre otras, a la ley y a la “protección de la infancia”. La Ley Reguladora del Derecho a la Educación, LODE, la reconoce en todos los niveles educativos pero dice que “su ejercicio se orientará a la realización de los fines educativos”. Diversas sentencias del Constitucional aclaran que esa libertad de cátedra se refiere al enfoque ideológico de la materia que imparte y está limitada, especialmente en los niveles educativos más jóvenes, por la programación de la asignatura. Si la asignatura no se va a dar este año en ningún curso de Primaria, ¿qué fin educativo tiene hacer despectivos comentarios personales sobre una materia que no se imparte?.

En este caso se deja, además, en mal lugar al propio centro docente. La Federación Española de Religiosos de Enseñanza, FERE, utiliza para esta asignatura (obligatoria) textos adaptados al ideario católico del centro. Que la ley permita esta adaptación ya desmonta las desinformadas acusaciones que la señalan como adoctrinamiento laico y socializante, y hasta la tildan de totalitaria, comparándola con la vieja Formación del Espíritu Nacional, poniendo los valores democráticos al mismo ras moral que la ideología franquista. Son los riesgos de la interesada desmemoria. ¿Desde cuándo un totalitario admite la libertad de interpretar los valores del sistema?. Para los que no han leído los textos de esta asignatura que tanto critican, les diré que algún libro (Ed. Casals) llega a declarar, ofensivamente, que los matrimonios de homosexuales no son una “auténtica familia”, incluyen a las monoparentales entre las fracasadas, descalifican la laicidad, atacan el divorcio y el aborto, o eternizan tópicos sobre la mujer como la única encargada de “humanizar” la familia. En otros casos, se evita tratar estos temas: los textos de SM o Santillana ni siquiera citan los matrimonios entre personas del mismo sexo. ¿Dónde está ese denunciado pensamiento único?. Evidentemente, si la ley permite a colegios católicos elaborar sus propios textos es imposible que éstos vayan contra sí mismos. Más bien tendremos una Educación para la Ciudadanía Católica. Pero en todo este sorprendente despropósito hay quienes, más papistas que el Papa, desconfían incluso de sus propios colegios católicos.

El secretario general de la FERE advertía que admitir la objeción podría llevar a que otros padres también objetaran que sus hijos reciban clases de religión, admitiendo sólo parte del ideario del centro. Aunque por la Ley Orgánica de Educación, de 2006, aquella es “voluntaria para los alumnos”, algunos centros concertados obligan a recibirla amparándose en su ideario religioso. Dudoso argumento pues, si bien éste impregna toda la actividad del colegio, no lo puede hacer en contra de leyes de obligado cumplimiento. Cuando el conflicto se lleva a las aulas corre el peligro de extenderse.

A todo esto, se trata de enseñar en valores que deberían ser comunes a toda la sociedad, el respeto a los demás. No se trata más que cumplir la Recomendación 2012/02 del Consejo de Europa: educar en valores democráticos a raíz del aumento entre los jóvenes europeos del racismo, la xenofobia y la intolerancia. ¿Se puede enseñar en las escuelas contra eso?.

Artículo publicado en "La Voz de Cádiz" el 25 de septiembre de 2007

19:00 | ruiztorres | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/53116

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.52.166 (3ce7c06573)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?


  

Archivos

<Septiembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres