Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > Y AHORA, CIUDADANÍA

Y AHORA, CIUDADANÍA


Como saben, anteayer mismo empezó la campaña para las próximas elecciones generales. No me parecería mal si esta permanente agitación buscara más la implicación real de los ciudadanos en la política que la excitación de sus bajas pasiones. Ya hemos recibido suficiente ración de imprecaciones, odio, mediocridad intelectual, pobreza de argumentos y actitudes chulescas hacia eso que parece tan inconcreto como “el adversario”, y que muchas veces tiene el nombre querido de nuestra propia familia o nuestros amigos, que merecemos un descanso. Un poco de respeto. También les pido que dejen de halagarnos. Es un elogio que suena a falso. Y, además, no tienen ustedes razón. No somos el mejor pueblo que existe, ni el ombligo del mundo. Al contrario, queda mucha ciudad por hacer, mucho trabajo. Cádiz es la capital andaluza con mayor exclusión social; en Chiclana viven mil familias con menos de 200 euros al mes; ésta sigue siendo la provincia con más tasa de paro. ¿A qué viene esa complacencia?.

Tampoco me digan que toda la gente que vive aquí es maravillosa; mucha, ni siquiera es buena. Pasa en todas partes. Conozco a más gente que es poco amable con los desconocidos que gente sonriente. No darían un buen cártel publicitario de la ciudad pero es lo que hay. No es que vayamos a pregonarlo por todas partes para que se asuste el turismo pero, así, dicho entre nosotros, se llevarían menos sorpresas. Porque aquí hay mucha gente que, sin serlo, se cree rica. Cualquiera te dice los millones que le pagarían por su casa. Y con esa actitud, de millonarios hipotecados, pasan los días como si las miserias no fueran con ellos. Con la mirada tan alta que no ven dónde pisan. Nadie les reprocha nada porque es impopular. Y porque nadie (pero nadie, nadie) acepta que él mismo tenga la más mínima culpa de algo. La culpa es siempre de los demás. Sobre todo, lo dice todo el mundo, de los políticos. Pero, la semana pasada, se convoca una manifestación por una vivienda justa y acuden sólo cien personas. ¿Los demás no creemos que la vivienda es un derecho y no un negocio?. ¿Nos hemos dados ya por vencidos?

También hay mucha gente desinteresada de lo público, a la que todo le da igual. Están en la abstención, pero también en el voto frívolo, en el voto rencoroso, en el voto mesiánico, en el voto fotogénico, en el voto pipas que se tiran al suelo porque ya las limpiará alguien. Todos cuentan. Algo falla en la importancia de los valores cuando las estadísticas de participación se justifican porque es un día de playa, o de Rocío, o de lluvia. Me sorprende que cualquier partido justifique sus bajadas en la no movilización “de los suyos”. ¿Cuándo se decidirán a formar ciudadanos y no simpatizantes?.

Ahora, ganadas o perdidas las elecciones, deberían los partidos emplearse a fondo en la formación. No tanto preparar la próxima confrontación como hacer cantera de interesados en lo público. ¿De verdad, les interesa a todos esta formación?. Hay quien se molesta porque se vaya a educar en la ciudadanía a nuestros hijos. Cuando el ciudadano siempre debería ser crítico con la realidad. Y exigente. Después votará como mejor le parezca, pero manteniendo activada esa exigencia toda la legislatura. Me irrita esta desidia, esta pereza que supone, en la práctica, renunciar a derechos, aceptar que quien mande nos trate como menores de edad y decida siempre por nosotros. Un ciudadano formado es más difícil de engañar, sabe lo que quiere, está más comprometido con los resultados. Queda mucha democracia por mejorar. ¿Cuándo volverá a ser normal que un Presidente del Gobierno pueda votar sin que lo insulten unos energúmenos, a los que ni siquiera identifica la policía?. ¿Cuándo volverá a estar desprestigiada la injuria y la burda mentira como instrumentos políticos?.
Ahora ya conocen los resultados de las elecciones, que legitiman a los elegidos para gobernar. Pero, por muy amplias que sean las mayorías, no sin cortapisas, sin rendir cuentas. En el Estado de derecho tan importante como la libre elección es el cumplimiento de la ley. Hay que ser muy exigentes con eso.

Artículo publicado en "La Voz de Cádiz" el 29 de Mayo de 2007

22:26 | ruiztorres | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/50010

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.17.239 (8b4e450ea4)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?


  

Archivos

<Julio 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres