Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > RIGOR CIENTÍFICO

RIGOR CIENTÍFICO


Cualquiera que nos haya visitado esta semana se habrá maravillado de la altura con la que aquí planteamos los debates políticos, precisamente para que no se discuta lo importante: ¿cuál es el coste ambiental y sanitario de celebrar la fiesta de las barbacoas en la playa?. Todavía no lo sabemos. Y, lo que es peor, cuando se sepa, habrá buena parte de los gaditanos que no se lo creerán convencidos que la confrontación política ha recurrido a la biología para acabar con los suyos. Pero no se engañen. Como suele ocurrir, la manipulación es política. Cuando se cree que alguna noticia puede perjudicar, siquiera sea la falsa imagen de una ciudad despreocupada en fiesta continua, se desprestigia al mensajero, sin más. Se ha hecho con Tecnoambiente, empresa pionera en consultoría medioambiental, con veintiséis años de experiencia, más de 500 estudios e informes en España y en otros diez países, con laboratorio propio homologado por siete entidades distintas que, sin embargo, para el Ayuntamiento, no tiene rigor científico ni legal.

Esta acusación se basa en el método escogido por la empresa para realizar sus análisis del efecto en la arena de la fiesta de las barbacoas. Como no existe ningún protocolo oficial para valorar el estado de contaminación de las arenas, hay que recurrir a otros, por aproximación. Se podrá discutir lo apropiado o no del método que se escoja, pero no su rigor científico, que tendrá que ver con la exactitud y precisión de los métodos de análisis realizados y si éstos siguen los estándares homologados internacionalmente. No ha trascendido nada de que, en el informe no publicado de los técnicos municipales, éstos critiquen algún error o desviación de esos estándares, sino que les parece muy poco apropiado usar el decreto de utilización de lodos de depuración en el sector agrario para valorar las arenas de la playa. Hay que aclarar que la empresa en ningún momento ha intentado ocultar que recurra a ese decreto de 1990 del que, por cierto, sólo utiliza la metodología de toma de muestras, adaptada al caso. En ese decreto se habla de tomar las muestras a 25 cm de profundidad pero la empresa, como es lógico en un análisis de riesgos para las personas en contacto con la arena, las tomó en superficie, que es donde se produce ese contacto. Adaptación que prefiere ignorar la alcaldesa cuando, esgrimiendo el informe no conocido de sus técnicos, ironiza sobre los improbables riesgos de contagio a esa profundidad.

El decreto citado sólo da valores límites para metales pesados y no fue hasta una orden de 1998 cuando se fijaron también límites para agentes patógenos, para prevenir infecciones. La misma falta de protocolo hace que no existan valores límite para las arenas de playa y haya que acudir, de nuevo, a comparaciones. Sin límites no hay prohibición y, por tanto, cualquier valor es sólo indicativo, no tiene ningún efecto sancionador. No tiene sentido calificar el Informe de falto de rigor legal cuando no existe legislación en la que pueda apoyarse imperativamente. Ni puede, ni pretende, obligar a nada. Sólo se comparan los datos del análisis obtenido, -valores y métodos que, insisto, nadie discute-, con valores límites que sí están reglados en otras situaciones, para tener una idea bastante aproximada de la calidad de la arena. Así, el Informe sólo dice que, por sus niveles de agentes patógenos, esa arena no sería aceptable para ser utilizada en la regeneración de una playa, según los criterios del Centro de Estudios de Puertos y Costas del CEDEX, ni que es tolerable para usarse en agricultura. No llega a otras conclusiones que las que sugiere el sentido común.

Hay un hecho: comparando los agentes patógenos el día antes y una semana después de las barbacoas, se aprecia un aumento real y preocupante del riesgo de infecciones aunque el propio Informe, todo menos alarmista, también dice que las propias condiciones de la playa irán haciéndolo disminuir. ¿Está el Ayuntamiento asumiendo solo la responsabilidad, en el futuro, de que ese riesgo se convierta en enfermedades sólo porque cree que no le es favorable esa información?. El primer reclamo de la playa es que sea saludable. Todos los días.

Artículo publicado en "La Voz de Cádiz" el 7 de Noviembre de 2006

19:39 | ruiztorres | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/44847

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 3.80.85.76 (2e22ae97a5)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?


  

Archivos

<Diciembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres