Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > Y VER LOS BARCOS SALIR

Y VER LOS BARCOS SALIR



Pasamos, en una misma semana, de la desolación por la noticia de la salida de la Trasmediterránea de los muelles de Cádiz a cierta esperanza porque esa decisión va a ser repensada. No es más que eso, un periodo de reflexión, lo que ahora mismo concede la compañía, a la espera de que se le ofrezca lo suficiente para renunciar a la mudanza. Pero como ocurre cuando todo se cree perdido hay que agarrarse a ese clavo. Mientras se reflexiona sobre las causas y nos preparamos mejor para la competencia futura. Si todos estamos de acuerdo con que la compañía se quede, todas las declaraciones y actuaciones deberían ir en la misma dirección. Lo que sobra es buscar el enfrentamiento para intentar sacar una tajada política que, en cualquier caso, nos deja a todos más pobres.

La alcaldesa debió ahorrarse echar la culpa de la decisión de la naviera al atraso de las infraestructuras en la Bahía, de la que su propio partido es también bastante responsable, ni acusar a Fomento de lo que es la decisión de una compañía enteramente privada. Eché en falta, en cambio, alguna propuesta concreta de la alcaldesa en lo que es competencia municipal. Si una de las razones esgrimidas por la empresa para el traslado es lo que tardan sus camiones en cruzar la ciudad ya debería, mientras llega el nuevo puente, haberse presentado esa ruta alternativa a la llamada Carretera Industrial, anunciada cuando las movilizaciones de los vecinos, que sólo han conseguido que se reduzca la velocidad de paso por el mismo sitio. Como la avenida sobre el soterramiento es inservible para los grandes camiones, por su mal trazado, sólo queda la de la Bahía. Una medida impopular que parece se resiste a tomar. Ahí tiene la ayuda que puede ofrecer al puerto. Porque, como bien dice la propia Martínez, una empresa “no tiene corazón”. Tampoco memoria ni vinculación sentimental. Así que ahorrémonos esas invocaciones. Ya se fueron de aquí la Sea-Land, la Farrell, la Trasatlántica. Sólo se mueven por intereses. Si se quedan es porque les conviene.

Lo único que pueden hacer las distintas Administraciones implicadas es ofrecerles distintas “compensaciones” para que quedarse les sea rentable. Naturalmente legales y que no alteren la libre competencia. Sobra también la advertencia de la oposición popular de que vigilará “hasta dónde va a llegar” la Junta en sus compensaciones. Porque si se refieren a su legalidad es una obligación innecesaria de recordar, por obvia, pero si el control busca un rendimiento político puede derivar en un enfrentamiento con otras poblaciones andaluzas que se puedan sentir discriminadas con estas ayudas, haciéndolas inviables. Flaco favor se le hace al puerto de Cádiz, y a toda la ciudad, si las ayudas que debe recibir están sometidas a juicio público, aquí o en Bruselas.

Hay quien ha acusado de este traslado al puerto de Algeciras, simplificando excesivamente la competencia. Todo es más complejo. Buques ro-ro de la misma naviera, en ese futuro que se llama “autopistas del mar”, llevan ya trailers desde Vigo a Saint Nazaire con piezas para Citröen, lo que supone quitar 20.000 camiones al año de las carreteras. La misma compañía fleta buques desde Barcelona a Canarias, ensayando este mismo modelo, con escala en Algeciras. Para reducir costes. En el próximo año comienza a funcionar parte del superpuerto de Tánger-Mediterráneo, que ha concedido la explotación de la mitad de su muelle de contenedores a Maersk, líder mundial que opera en Algeciras, y que podría desplazar desde allí su negocio, aprovechando que se crea una zona de libre comercio con la Unión Europea, mediante un desarme arancelario que culminará en 2012. Un superpuerto apoyado por infraestructuras de transporte y telecomunicaciones, y amplias Zonas Francas industrial, comercial y logística. La misma Mediterránea opera ya en el actual puerto de Tánger. Toca competir muy duro con sus bajos costes de estiba y con legislaciones de seguridad y medioambientales menos exigentes, lo que debiera corregirse internacionalmente. El puerto de Algeciras debe comprender que, ante esa competencia, le beneficia la sinergia de un puerto fuerte en Cádiz. Con apoyo logístico y bien conectado. No nos pongamos sentimentales.

Artículo publicado en "La Voz de Cádiz" el 12 de Septiembre de 2006

19:55 | ruiztorres | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/43365

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.144.14.134 (8ec2c636b8)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?


  

Archivos

<Abril 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres