Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > EL NUEVO ESTATUTO ANDALUZ

EL NUEVO ESTATUTO ANDALUZ


Entró en el Congreso, hace dos semanas, la proposición de reforma del Estatuto de Autonomía para Andalucía. Una norma tan importante y en la que tendremos la última palabra sobre su aceptación o rechazo, allá por febrero, con influencia directa sobre nuestra vida cotidiana y nuestras ciudades, que la mayoría no conoce. Más grave aún es que políticos que han trabajado en él y quienes deberían promover el debate, para que cada uno extraiga sus propias opiniones, tampoco contribuyan a su conocimiento, adjudicándoles etiquetas falsas para descalificarlo.

Para empezar, su oportunidad. Se dice que era innecesaria hacer esta reforma porque los andaluces no la habían pedido, como si cada ley en nuestro sistema surgiera o se derogara por una voluntad asamblearia, o como si los partidos no manifestaran también, por sí mismos, la voluntad popular. Lo que esconde esta crítica es la desconfianza de que la autonomía, como descentralización política, solucione o mejore los problemas. Hay quien cree, legítimamente, en el centralismo, para el que cualquier aumento de la autonomía parece significar más gastos, más descontrol y, en último caso, debilitación del Estado. Cualquier momento para aumentar la autonomía será siempre inoportuno. Si no defienden claramente su centralismo es porque lo consideran impopular, lo cual es grave porque adulteran el debate y dejan sin representación a quienes piensan así. Para quienes creen que la autonomía es beneficiosa y que poco más se pudo avanzar hace 25 años contra la desconfianza en un sistema poco experimentado, ahora es el momento de la ampliación.

Se acusa también que la autonomía andaluza se reforma para dar cobertura a la catalana. Esa dependencia se desmonta sólo con comparar las fechas de los dos procesos. El Presidente de la Junta habló en el Parlamento Andaluz de esta reforma en junio de 2001 y la concretó en mayo de 2002. Hasta octubre de ese mismo año no se aprobó en el Parlament catalán una propuesta de ampliar su Estatut. Por cierto, el Plan Ibarretxe se anunció en septiembre de 2001 y se presentó en octubre de 2003. No menospreciemos la capacidad andaluza de iniciativa.

Otra gran barbaridad es que el nuevo Estatuto es ambiguo con nuestra condición de españoles, cuando a España se cita hasta 23 veces en el texto y a la Constitución otras 51 veces. Que es mucho para que no quede claro en qué nación está cada uno. Algo constitucionalmente compatible con ser nacionalidad histórica. La famosa “realidad nacional” aparece tan de tapadillo en la verborrea del tan facundo Preámbulo que si desapareciera no iba a echarse de menos. Porque se equivocan quienes creen que se consigue más porque en la tarjeta de visita se engorden los títulos. Los currículos, aconsejan, mejor de una hoja.

Y queda, en fin, el articulado. Me distraje comparándolo con el recién aprobado, por consenso, Estatuto valenciano. Por ser Comunidad gobernada por el PP que, de momento, se opone a la reforma andaluza y porque nadie ha acusado de separatista a su Estatuto, a pesar de que incluya una cláusula de ampliación de competencias hasta igualar las máximas que consiga cualquier otra Autonomía o que regule el derecho a la enseñanza y la administración en lengua valenciana, con territorios donde predomine sobre el español. Lo que en Cataluña es un escándalo, allí no. Vistos uno y otro, andaluces y valencianos redactamos igual la condición, los símbolos, la identidad en el exterior, la elección de Presidente, las instituciones de autogobierno, la presencia en Bruselas, los convenios con otras Comunidades. Nosotros nos damos más derechos sociales. ¿Por qué, entonces, allí es posible el consenso y aquí no?. Sólo me sorprende el mal trato que reciben allí las ciudades, dado que esa ha sido una crítica incongruente de la presidenta del Grupo Popular, Teófila Martínez, al Estatuto andaluz. Mientras aquí se reconocen a los Ayuntamientos hasta 14 competencias propias, más las que se establezcan por ley, en Valencia no tienen ninguna y se rigen por subsidiariedad, delegando competencias sólo a los Ayuntamientos “que puedan asumirlas”. Algo que aquí nadie toleraría. Porque la descentralización exige cercanía. Esa ventaja.

Artículo publicado en "La Voz de Cádiz" el 6 de junio de 2006

21:33 | ruiztorres | 5 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/40751

Comentarios

1
De: JuanJaén Fecha: 2006-06-11 22:50

Pues a mi personalmente me gusta tan poco como la constitución europea, es más lo veo inoportuno e inapropiado, con poco debate y algunos ponentes que dejan bastante que desear.

No creo que ni un 10% de los habitantes andaluces tengan un sentido patriotíco tan mencionado en el preámbulo, ¿ Es bueno que un pequeño tanto porciento de población imponga su parecer a los demás ?

Espero que se vote y salga el No, creo que es bueno que seamos una autonomía de primera, pero en trabajo, investigación, tecnología y eso no se consigue con estatutos sino con el trabajo diario.



2
De: JJ Fecha: 2006-06-12 09:46

Votarse va a votarse, pero yo no confiaría tanto en el resultado.



3
De: JuanJaén Fecha: 2006-06-12 10:29

Es casi imposible que salga el No, pero siempre me queda la duda, aunque creo que son las mismas posibilidades de que españa gane el mundial xDDD



4
De: José Manuel Fecha: 2006-06-12 18:33

No, Manuel, la cercanía sólo es ventajosa cuando su poder es limitado. Cuando no, se convierte en un peso insoportable. No hay peor déspota que quien regenta el negociado que está inmediatamente por encima de ti. Esa es la gran enseñanza del republicanismo jacobino: centralismo y democracia, para conjurar a los déspotas locales. Me temo que vamos justo en la dirección contraria.



5
De: MRT Fecha: 2006-06-12 21:03

Tampoco yo creo que sea afortunada esa cita en el Prólogo a un patriotismo andaluz que, de sentirse, no es excluyente ni especialmente "nacional".¿Cesión a esas minorías no contaminadas que se arrogan el reparto de patentes de progresismo?. Pero desconfío enormemente de los centralismos porque la lejanía relaja la vigilancia. Le exigimos más a quien está más cerca. Y perdonamos menos al déspota jefe de nuestro inmediato negociado, o al maestro del taller, que al que nos gobierna desde Madrid o Bruselas. Porque el centralismo no garantiza la abolición de los tiranos. Y no hace falta que te dé muchos ejemplos, por mirar sólo los últimos veinte años. Es cierto que debemos mejorar nuestra capacidad de exigencia.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.52.166 (3ce7c06573)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?


  

Archivos

<Septiembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres