Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > LA PARADA DE RESIDENCIA

LA PARADA DE RESIDENCIA



Por su situación frente al Hospital Universitario “Puerta del Mar”, destino de muchos de los viajeros que acuden a Cádiz, la parada de autobuses interurbanos es una puerta de entrada y salida de la ciudad. El escaparate de la capital frente a los ciudadanos de su provincia. Aunque sólo fuera por esa cuestión de imagen debería cuidarse especialmente su organización para que fuera útil, cómoda y limpia. Ahora no lo es. Cada día, sobre un centenar de autobuses interurbanos, con una ocupación media de unas dos mil personas, hacen uso de unas instalaciones donde no hay donde guarecerse del mal tiempo, ni existen lugares para sentarse, ni se informa de todas las líneas, ni hay siquiera una sola papelera en toda la parada. A finales de este enero se puso en uso, más de quince años después de que se iniciara el proyecto de reurbanización de los terrenos de las antiguas cocheras de Comes, en el que la parada siempre ha parecido la cenicienta incómoda de toda la operación. Su propia construcción se ha relegado al final y ha estado siempre condicionada a las obras del aparcamiento, del edificio universitario y del edificio de viviendas que sustituyó al hotel que terminó por no hacerse, a pesar de que el proyecto había nacido dentro del Plan Hotelero para dotar a la ciudad de mayores equipamientos turísticos. Se perdió entonces la oportunidad de haber construido un apeadero de autobuses en condiciones. Aún entendiendo que en una negociación entre los propietarios privados del terreno y el Ayuntamiento hay que conjugar intereses muchas veces opuestos. Lo que no se explica es la improvisación. Después de quince años de obras, no. Si se sabía el uso que tendría el frontal del edificio, ¿por qué no se mandó construir, al mismo tiempo, una gran visera que cubriera las zonas de espera?. Se anuncia, para esta misma semana, dos meses después de su puesta en uso, la colocación de tres marquesinas similares a las de otras paradas, una para la acera central y las otras dos en la acera principal. Es una solución que ocupa mucho espacio para no resolver la aglomeración de viajeros que allí se produce. Tampoco atiende al tipo de usuario de esta parada, muchas veces enfermos que acuden o acaban de salir del hospital, o gente mayor, que necesitan mayor número de plazas sentadas que las que ofrece una marquesina.
Los dos andenes puestos en uso han aliviado, es justo reconocerlo, el tráfico de esa zona de la avenida. Falta vigilancia para evitar las frecuentes pequeñas paradas de vehículos particulares; en especial, en el ensanchamiento de salida, donde hasta se aparca, entorpeciendo a los autobuses. Pero falta, sobre todo, que las compañías reordenen sus horarios, y no salgan todos a la hora en punto y a la media, de forma que coinciden luego todos allí y hacen los andenes insuficientes. Falta, en fin, información de esos horarios. La antigua propietaria de las Cocheras, Comes, se reservó un espacio en el edificio de viviendas para instalar allí sus taquillas, función que mientras cumple, como puede, un quiosco prefabricado. Otra empresa, Los Amarillos, no tiene donde informar de sus horarios. Y, lo que es peor, ni siquiera del lugar de las paradas. El Consorcio Provincial de Transportes ha instalado paneles con las líneas, pero no su frecuencia. Se supone que, con la cesión de terrenos al municipio, los andenes son lugares públicos donde debe parar cualquier compañía. De hecho, así lo hacen con puntualidad los de Comes y los del Consorcio, y también el autobús de Los Amarillos a Ubrique, pero no lo hace, incomprensiblemente, la línea de esta misma compañía a Sanlúcar-Chipiona, que sigue usando (sin indicarlo, para desesperación de los muchos que, me consta, pierden los autobuses por no saberlo) la parada provisional habilitada, mientras duraban las obras, frente a una pastelería, cincuenta metros antes. Entre una y otra, siguen parando los autobuses a San Fernando. De modo que, para el visitante, tomar un autobús interurbano se convierte en un acertijo o en una carrera de obstáculos con maletas. Y no te quejes.

Artículo publicado en "La Voz de Cádiz" el 7 de marzo de 2006

15:59 | ruiztorres | 2 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/38065

Comentarios

1
De: pilar rubiales sanchez Fecha: 2006-03-09 16:20

Aburrido, aburrido, aburrido



2
De: Anónimo Fecha: 2006-03-09 17:16

masoca, masoca, masoca



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.17.239 (8b4e450ea4)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?


  

Archivos

<Julio 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres