Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > UN AÑO

UN AÑO


Un peligro define el riesgo inminente de que suceda algún mal. Del tipo que sea. Y, según el diccionario, advierte de lugares, pasos, obstáculos o situaciones en que aumenta la inminencia del daño. Desde hace justo un año vengo dando mi opinión sobre lo que considero puede ser un mal, o causar un daño, en la concreta sociedad que va formándose alrededor de la Bahía de Cádiz. Naturalmente en lo que no entra el diccionario es en definir qué es un mal y qué actuaciones causan daños. A falta de mejor guía he seguido mi conciencia y algunos valores que creo deberían ser de todos: el respeto al que no piensa igual, la coherencia entre lo que se dice en el poder y en la oposición, la denuncia de la demagogia y la mejora de la formación política del ciudadano. Como sucede en todos los ciclos, también los peligros se repiten, no terminan de esquivarse. Principalmente porque quienes tienen la responsabilidad de gobernarnos no suelen cumplir esos valores citados que debían ser de todos. Permítanme que hoy, por una vez, no de nombres ni ciudades porque me interesa más advertir contra el peligro de la situación que ir contra nadie. Desde aquí hago una defensa de la política como un noble arte, el buen gobierno de la ciudad, aunque no siempre esté en manos de artistas nobles.
En un año hemos podido ver cómo se sigue amenazando con denunciar en los tribunales las opiniones de un concejal de la oposición, incluso las manifestadas en pleno, aún sabiendo que después esos mismos tribunales van a sobreseer esas denuncias por considerarlas dentro de la crítica política. ¿Son necesarias, para esa misma crítica política, las alusiones al físico o al carácter de quien gobierna o se le opone?. ¿Un político no puede tener familia?. En este año, hemos visto cómo se ha denunciado, sin más prueba que la coincidencia de apellidos, al hermano de tal por dedicarse a los negocios (aunque sean legítimos) o a la hermana de cual por ser funcionaria (aunque ganara la plaza en otra administración, o ni siquiera fuera al final su hermana). La condición de cónyuge se considera prueba suficiente de complicidad criminal, ya sea una alto cargo autonómica que una concejal de gobierno local. Si la Constitución eliminó el voto del cabeza de familia para hacerlo universal, quienes acusan sin más prueba que el libro de familia, ¿no están manifestando que no se creen que un hombre y una mujer, por muy casados que estén, no pueden opinar y actuar de forma diferente?. Transmiten machismo, que no es un valor precisamente.
En este año hemos seguido viendo el uso de la insidia y de la suposición como arma política. Cuando casi siempre sobran argumentos para defender una postura y la contraria, se prefiere la pereza de no dar razón alguna para intentar convencer al ciudadano sino decir la burrez más grande, para agradar a los hinchas del propio bando. Se miente a la hora de adjudicarse ideas, iniciativas, obras que realizan otros. Se llega a defender, sin sonrojarse, que nadie ha hecho nada antes de que llegara uno o una. A partir de suposiciones (¿no hay nadie capaz de hacer análisis?) se permiten conclusiones que, casi siempre, dan por probado que el adversario no sólo no tiene razón nunca sino que, en realidad, es un delincuente que debería estar mejor en la cárcel. Esta misma semana, alguien ha criticado unos presupuestos calificándolos como estafa, robo o traición, sin dar un solo dato que lo corrobore. O pide que se haga ahora todo lo que no hizo su gobierno (el que sea). Los atascos, los proyectos faraónicos que no incluyen mantenimiento, la falta de cortesía institucional, las soberbias que pagamos todos, son siempre culpa del otro, del enemigo. Transmiten incultura política. Pero como dijo (en la intimidad) un importantísimo ex-concejal: “A los de la cultura, nada. Total, no van a votarnos”. Alguien debió decidir que no es rentable invertir en formar la opinión del ciudadano. Se vuelven críticos.

Artículo publicado en "La Voz de Cádiz" el 27 de septiembre de 2005

18:24 | ruiztorres | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/33356

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.163.42.154 (8a57e76c99)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?


  

Archivos

<Diciembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres