Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > LOS POLACOS I. LA LLEGADA

LOS POLACOS I. LA LLEGADA

Desde el pueblo antes, San Ferenando creo que era, ya teníamos listas las tres maletas de ruedas, y Mikolaj colgada la mochila, y Edyta su bolsa del club de halterofilia , y Wislawa estaba amarrada al carro comiendo gusanitos y todos preparados para bajarnos en la Cortadura, que era donde la agencia nos había dicho que teníamos que bajarnos, pero que luego fue que no, que el Talgo pasó por allí zumbando de mil demonios de Krakowa y cuando le fui a preguntar al revisor, que se estaba comiendo la bandeja de tripas con garbanzos que le subieron del bar de la estación, en San Ferenando, lo menos cinco o seis bandejas les habían subido al tren, con pollo de segundo, me dijo que no, que de allí no se bajaba ni Dios hasta la terminal, que era en Cádiz. En la otra punta de Cádiz, debía de ser. Así que cuando se bajó todo el mundo, nos bajamos también Eliza, yo y los niños a buscar un taksówek, que aquí llaman un taxi. En la parada no había nadie y como después de treinta minutos seguía sin haber nadie, y vino otro tren y todo el mundo pasaba corriendo de largo, le pregunté a uno con la camiseta amarilla por los taxis y me dijo que lo propio era salirse a las Calesa y aprovechá la collá del primero que enfilara pa Puerta Tierra, pero con calma, que era la hora la siesta y allí no se movía un alga, tú, tranqui. O sea que, sin entender una papa, le dije a Eliza que había que tirar de los niños y de las maletas para otra parte, donde estaban los taxis. Un vientecillo caliente que salía del muelle nos pegó en las narices, pero peor era el hambre que habíamos pasado en el Talgo donde todo lo caliente que nos habíamos metido dentro eran unas cuñas de la espuma para rellenar colchones que allí vendían como pizza cuatro estaciones y la niña, por lo del deporte, dos francfurt de goma hinchable con sobrecito de mostaza, venga a quejarse que así cómo iba a prepararse para el campeonato, que hasta viaja con las pesas, la matka que parió a la niña, medio billete de sobrepeso en el avión y la vergüenza que pasamos cuando se dispararon todas las alarmas y en la máquina de rayos X aparecían aquellas barras con los discos, que todo el mundo creyó una bomba, que hay que haber visto pocas bombas en tu vida para confundirse, y todo el mundo histérico correteando por todas partes y la policía apuntándome a mí y no a la niña, cuando la bolsa era de la niña, y yo que me saco con los deditos, como en las películas, el carné de capitán de caballería del ejército polaco y allí que se acaba el asunto, que son muchos años de mando para que ahora me vengan los de aduanas con que yo tenía que haberlo declarado por escrito, y que no, que la niña va para campeona olímpica, mi Edyta, sudando Calesa arriba con la bolsa, y yo mismo chorreando, que allí no estamos acostumbrados a estas calores, ni a estas cuestas, ni a que un taxi se te pare sin llamarlo siquiera, nada más que por el aspecto de nevera descongelándose con la puerta abierta que teníamos, y que nos diga: “pishitas, subíos, que os llevo”, como si no fuera a cobrarnos siquiera, por el favor, que luego sí que nos cobró, todo hay que decirlo. Y se vuelve para mí y me dice: “¿y a dónde?”. “Military Resident”, le dije en el idioma de la Unión Europea. “¿Comón?”. “Militar, Residencia”, le aclaré. Y el hombre, que muy bien, que yo podía ser lo que quisiera y que él era taxista y que me llevaba a la Residencia ahora mismito. Yo, la verdad, no me esperaba un alojamiento tan a lo grande, pero en Occidente así debe ser como hacen las cosas. Siete plantas de hotel y lo menos mil habitaciones. Le dije si podía esperar mientras buscaba quien me llevara las maletas. “Pos si que sois raros los guiris. No se trae el tío hasta maletas para venir aquí. Y tos ingresaos a la vez, qué cosas. A ver qué cara te ponen los celadores cuando les digas lo de las maletas”. En recepción me dijeron que tenía que entrar por Urgencias. Y allí me pidieron los papeles del seguro. Eso se llama eficacia y pensar en todo. Pero ya me pareció raro que entrara uno en camilla y que, al rato, saliera otro escayolado hasta el tuétano. Como hotel no debía pasar las normas ISO, ni tener bandera azul de nada. Y ahí que apareció el taxista y me lo dijo muy claro: “¿Tú sabe lo que ase, cohone?”. “¿Cortadura?”, y le señalé aquello. “Anda, vamo pal coche otra ve”. Y va el tío y me planta en la mismísima playa, casi al lado otra vez de San Ferenando. Con las maletas y todo. Y ponte a andar, con el sol quemando como una vaporetta, y el Mikolaj andando como un zombie enganchado a la nintendo, y la Edyta quejándose de hambre, y Eliza empujando por entre la arena del camino el carrito de Wislawa, con cara de querer meterme un gancho de carnicero por el cuello, y yo sin querer perder la confianza en la humanidad ni en nuestra entrada en la OTAN que me permitía quince días de vacaciones en la Residencia Militar de Cortadura, donde quiera que estuviese, que debía ser cerca porque ya llevábamos una hora andando por la playa que se llamaba igual que un tajazo en la pierna, cuando va y nos para el mismo taxista y nos recoge y nos dice que estamos locos, gripaos, estáis tíos, y nos acerca al Fuerte y, como nos ha cogío cariño, dice, se saca una cartulina mal cortada de la cartera que dice, en letras de ordenador: “Pepón Nieto. Actor y taxista”, con el número del móvil. Le doy la mía: Jan Walessa. “El tío, te llamas como mis dos hijos, el Juan y la Vane. Qué raro que sois los de fuera, tío. ¿Y de dónde exactamente?”. “Polacos”, le dije. “Ah, yo también tengo familia en Barcelona”. He quedado en llamarlo para que nos enseñe Cádiz.

23:44 | ruiztorres | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/32880

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.90.202.184 (0774945658)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?


  

Archivos

<Febrero 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28        

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres