Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > BARBACOAS

BARBACOAS

Según el diccionario, para que algo pueda ser considerado tradicional debe transmitirse de generación en generación. También las fiestas o las costumbres, como ir a la playa la noche de la final del Trofeo Carranza a participar en una barbacoa. Su origen ni siquiera coincide con la celebración del propio Trofeo, ahora cincuentón, sino que es mucho más reciente. Difícilmente se le puede calificar de fiesta tradicional de Cádiz. Lo será cuando, dentro de algunos años, los que fueron niños de las barbacoas del Trofeo lleven a sus propios hijos a lo que, por entonces, se haya convertido esta fiesta. Recalco que, al no ser tradicional, no se perdería nada de nuestra identidad si desaparecen o si, al menos, se corrige el derrotero terrible que vienen tomando últimamente. Para empezar, es una institucionalización de esas barbacoas que montaban pequeños grupos de amigos o familiares espontáneamente en las playas gaditanas cualquier noche de verano. Ahora es la autoridad quien, incumpliendo sus propias normas, las permite, por una sola noche y en multitud, concentrando todos sus efectos de ruido o suciedad que son, así, muchísimo más molestos que cuando se dispersaban a lo largo de todo el verano. Lo que no es más que una restricción de lo que antes se hacía libremente se presenta como una noche de libertad donde se deja hacer lo que no se permite el resto del año. Cuando una ley puede dejar de cumplirse un poco, según las conveniencias, no hay luego quien explique su necesidad. Por ejemplo, la ley de Costas prohíbe las acampadas en las playas, entendiendo por acampada la simple instalación de tiendas de campaña, sin tener que pernoctar allí; sin embargo, la noche de las barbacoas son muchos cientos de tiendas, o sucedáneos, las que se plantan en la arena, no sólo impunemente sino con la colaboración de las fuerzas del orden. Otro misterio de la edición de este año es cómo se van a encender esas barbacoas cuando el Decreto-Ley sobre “Medidas urgentes en materia de incendios forestales”, de hace diez días, prohíbe “encender fuego en todo tipo de espacios abiertos”, dicho así, sin discriminar, lo que me parece una exageración, pero publicada en BOE. Y si se incumple la ley, no digamos esas ordenanzas municipales que controlan las basuras o el volumen de los equipos de música que acompañan la velada. Luego, que nadie se extrañe de los altercados a la hora de desalojar la playa pues, a esas alturas de civilizado botellón, es difícil entender que la poquita de libertad se acaba a las seis y media en punto de la mañana.
No es que me moleste que esa noche se ponga la playa igual que una feria, válgame San Cleto; lo peor es que el modelo que se va imponiendo es el de feria sevillana, donde tienes que conocer a alguien para que te dejen entrar en su caseta. Eso es exactamente lo que hace el que, desde la tarde antes, se acota una parcelita de playa para uso privado de la chabola textil que, con más o menos ingenio, se está construyendo para pasar la noche. Los que colocan estacas y las unen con cuerdas, como el que le pone una alambrada a su campo, sin duda protestarían si alguien, una de esas urbanizaciones privadas de la costa, por ejemplo, le pusieran una barrera para impedirles entrar en la playa que la urbanización cree suya cuando él, o ella, están haciendo exactamente lo mismo: privatizar la playa, dividirla en casetas, retroceder al tiempo en que las playas tenían dueño. Y lo que pudiera ser una fiesta popular, generosa, hospitalaria, abierta a todo el que llegue, como lo es el carnaval en la calle, se convierte en miles de pequeñas fiestas privadísimas que se celebran, juntas pero no revueltas, en obligada vecindad con unos desconocidos a los que no dejamos de vigilar, no vayan a terminar invadiendo “nuestra” parcela. Eso es empezar muy feamente la noche. El Ayuntamiento debería prohibir las parcelaciones ilegales. Incluso en la noche de barbacoas.

Artículo publicado en "La Voz de Cádiz" el 2 de agosto de 2005

20:51 | ruiztorres | 4 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/32075

Comentarios

1
De: cristogm Fecha: 2005-08-06 19:21

Lo de la parcelacion ilegal esotoy totalmente de acuerdo, lo de la legalidad ilegal tambien, ahora bien de fiesta privada nada, cualquiera puede montar su barbacoa y tambien que si alguien se acerca a alguna nadie le va a negar una copa.



2
De: AMS Fecha: 2005-08-09 09:33

Totalmente de acuerdo. Coincidimos. Desde luego si por mi fuera prohibiría totalmente esa barbaridad. Vamos a ver como reacciona la playa este año despues de esta salvajada. ¿Se recuperará en agosto? Lo dudo.
Con lo bien que se estaba haciendo tus sangrías y ligando con el oscurito de la playa. En fin: otros tiempos, otras costumbres.



3
De: RM Fecha: 2005-08-09 10:44

Sin embargo, este año parece que hay mucha más gente convencida de que esto es una salvajada y ya la prensa habla claramente en términos de "prohibición". En el Diario de hoy, los políticos (peperos y sociatas) escurren el bulto cuando se les hace esa pregunta a bocajarro... pero sí, creo que empieza a quedar claro que algo se está moviendo y que hay que reencauzar este sinsentido.

Yo, sinceramente, con que vuelvan a celebrarse este caos el último sábado de agosto y no a principios, ya casi me conformo.



4
De: Miajon vuestro. Fecha: 2007-06-22 16:29

La derecha no puede volver. POr favor dejaros ya de tanto vuestro y vuestro y tanto vuestro. La playa no es solo de viejos y pijos sino tanbien de los gaditanos. Las barbacoas del carranza son cosa reciente pero no la ralizacion de estas durante todo el verano. Eso si lo podiamos hacer antes, y lo hacian mucho antes de nosotros existir. La laya siempre ha sido lugar de mendigos y pobres que le daban un uso mundano a nuestras playas. Ha sido siempre lugar de encuentros como lo han sido en el interior de la provincia los campos y cortijos abandonado. PERO ESO NO VA CON VOSOTROS. Gentes de bien. La felicidad no la compra el dinero y mucho menos nuestra tierra. Marchaos ya y dejarnos vivir en Paz



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.159.33 (0832762269)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?


  

Archivos

<Septiembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres