Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > EN EL ATASCO (CADIZ)

EN EL ATASCO (CADIZ)

La situación no es nueva ni el problema sucede sólo en Cádiz, una ciudad con una única entrada y salida natural, auténtico cuello de botella, que se tapona continuamente de coches a cualquier hora y día del año. Que el hecho venga de lejos, aumentando cada vez más los atascos, ya habla de la falta de medidas para que esto no suceda. No hay un solo responsable sino muchos, pero para atajar este caos habría que empezar reconociendo los propios errores antes que buscar las culpas en los demás. Si, en la escasa cultura política en la que nos movemos, es muy difícil que alguien asuma su responsabilidad cuando se equivoca solo, ya es imposible que haga autocrítica si la culpa es de más de una institución. En el caso de los atascos no se trata de una falta de previsión del problema: hace diez años, el Plan Intermodal de Transportes, PIT, anunciaba este caos circulatorio, si bien lo preveía para 2007. Hecha la previsión le correspondía a los políticos la prevención. El “Programa de Actuación” de ese PIT, de julio de 1997, sugería distintas actuaciones, ordenadas cronológicamente, para corregir ese esperado aumento del tráfico. Básicamente, proponía algo tan elemental como aumentar el uso del transporte público para disminuir el uso de vehículos privados. A las razones de ahorro energético y menor contaminación se les debe añadir, como ahora vemos, la mejora de calidad de vida de los conductores y peatones irritados con este caos. Este espléndido documento técnico, que priorizaba unas actuaciones sobre otras, carecía de algo tan fundamental a la hora de tomar decisiones como era la rentabilidad política de cada una de esas actuaciones. Así, no se respetó el orden propuesto, que tenía una lógica técnica, y se prefirió empezar por lo electoralmente más rentable. El soterramiento del tren a su paso por Cádiz, por ejemplo, debía acometerse sólo después de desdoblar toda la vía hasta Jerez, para aprovechar mejor el esperado aumento de viajeros de Cercanías. El entonces gobierno nacional prefirió adelantar políticamente el soterramiento lo que supuso atrasar el desdoble, además de que, a imitación de Cádiz, otras ciudades pidieron también un tren soterrado, aumentándose el coste y el tiempo de obras. Mientras, la vía única sigue siendo la misma que en 1870. El soterramiento es una gran obra que ha permitido integrar dos partes divididas, incluso socialmente, de la ciudad pero no ha servido para reducir el tiempo de viaje por la Bahía, factor fundamental a la hora de decidirse por un medio u otro. También fracasó el anunciado “primer metro urbano de Andalucía”, un proyecto muy bueno en rapidez pero malo de solemnidad en frecuencias y precios, culpas éstas de la entonces RENFE; ni se le dio tiempo de introducirse en los hábitos gaditanos ni el Ayuntamiento desplegó su impresionante maquinaria publicitaria para apoyarlo como debía. La avenida construida sobre el soterramiento no ha resuelto en absoluto su conexión con el puente Carranza ni, en menor medida, con el casco histórico; en consecuencia, está infrautilizada como alternativa a la avenida principal. Nadie asume tampoco el coste de mandar pintar un carril bus, en esa misma avenida, antes de estudiar su impacto. El Ayuntamiento pide más conos y guardias en el puente, pero parece haber abandonado su propio y eficaz servicio de policía local que impedía la parada en doble fila en la avenida. Cuando ciudades como Sevilla o Málaga, que iniciaron sus PIT a la vez que el de la Bahía, se decantan por Metros públicos, aquí seguimos pensando en aumentar la entrada de coches privados. El necesario segundo puente, que incomprensiblemente aún no incluye plataforma para tranvía, era la última actuación del Plan y se debía acometer cuando estuvieran en marcha las otras medidas. Éstas van con mucho retraso: no hay doble vía; la Tarjeta Única, con apenas un año, no incluye al tren, y ya veremos si se espera a que se consolide el transporte marítimo, todavía sin funcionar. Pero venden más las grandes obras. Aunque la irritación del atasco también termina pasando factura.

Artículo publicado en "La Voz de Cádiz" el 26 de julio de 2005

21:05 | ruiztorres | 3 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/31988

Comentarios

1
De: chuache Fecha: 2005-07-29 12:20

Ergo, los políticos son rehenes de sus votantes.

Si intentan tomar medidas correctas, la impopularidad de dichas medidas les impedirá terminarlas.

Y el que tomé el relevo, tomará también nota de lo que no debe hacer si no quiere que le echen.

Solución 1: que todos los partidos sin excepción se curen de su adicción al poder y se reconviertan en entidades generadoras de ideas, propuestas y gestores competentes.

Solución 2: que los ciudadanos (lease votantes) se conviertan en personas consecuentes, capaces de estimar los fines a largo/medio plazo por encima de los golpes de efecto, actuaciones populistas y preferencias viscerales.

Mmmmm.... ¿admitirán refugiados sociales en Finlandia?



2
De: jaime nuala Fecha: 2005-12-20 03:40

En finlandia tanto politicos como ciudadanos son como indicas chuache ? :)



3
De: Xavi Fecha: 2006-02-19 03:29

Estamos condenados a vivir y entendernos... con los políticos. Aquí en la Xunta es desesperante...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.116.187 (b906fb7523)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?


  

Archivos

<Abril 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres