Los Peligros
Artículos, relatos, quejas, comentarios y advertencias, no necesariamente moralizantes, del escritor Manuel Ruiz Torres.

Inicio > Historias > NO LO ENTIENDO

NO LO ENTIENDO

Confieso que se me escapa mucho de lo que parece entreverse detrás de los poderes notariales con que se vienen acusando la oposición y el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Cádiz. Para empezar, no entiendo que alguien pueda otorgar un poder notarial para pleitos a un abogado sin que esa persona tenga que aceptar formalmente ese poder, sin que tenga siquiera que ser informada de su existencia. El Colegio de Procuradores de Cádiz ha confirmado que esto es así, lo que me parece una laguna legal increíble que permite crear vinculaciones artificiales entre un ciudadano y cualquier abogado. En este caso, la mera existencia del poder no implica una relación entre empresario y abogado sino sólo la intención del empresario de tener esa relación. Tiene razón José Blas Fernández cuando indica que la existencia del poder no es motivo, en sí mismo, para pedir la dimisión de Loaiza, concejal de Urbanismo, pero no tiene mucho sentido pedir, a continuación, por la aparición de otro poder, ahora a favor de la concejal de la oposición Teresa Agudo, esa misma dimisión. Ambos concejales, abogados los dos, están protegidos por la misma ley, donde la “aceptación del poder se presume por el hecho de hacer uso de él”. Sólo por el uso. Mientras no se haya usado no hay responsabilidad, para ninguno de los dos, y no pueden exigírseles tampoco consecuencias por una relación aún no probada. Ni siquiera es prueba que ese poder todavía no se haya revocado, pues esta facultad le corresponde sólo al empresario que lo otorgó. La exigencia de responsabilidad, insisto, hay que vincularla sólo a probar esa relación.
Un asunto bien distinto es la acusación de que el despacho de Teresa Agudo lleva asuntos de particulares contra los intereses del Ayuntamiento. Sería realmente incoherente si la concejala formara parte del equipo de gobierno, por ir contra decisiones propias, pero al estar en la oposición no parece extraño que pueda enfrentarse a esas decisiones, como política o como abogada. Igual que cualquier funcionario puede ir a contencioso contra su Administración sin que le pida nadie que la abandone antes. Hay una división clara entre lo que es labor de gobierno y de oposición en el Ayuntamiento. Por eso no aparecen fotos de Román, o Agudo, o Gervasio, en la propaganda del “Cádiz mejora”, siendo todos ellos, también en eso, Ayuntamiento. Otra cosa sería, y muy grave, que haya utilizado información privilegiada para algún caso. Pero la carga de la acusación corresponde a quien acusa, en este caso el grupo popular. No entiendo, pues, que sea la dirección socialista quien le pida el acta de concejala “para que se defienda en el ámbito privado”. ¿De una acusación tan poco concreta?. En un país donde la presunción de inocencia no está suficientemente arraigada y donde la dimisión no es considerada un acto noble de dignidad política sino una prueba de culpabilidad, como ya ha declarado el grupo popular, pedirle el abandono a alguien es acabar políticamente con él. No entiendo que se haya optado por una salida que debilita notablemente al propio grupo y a sus opciones de alternancia. Aún sabiendo que la regeneración política implica la máxima exigencia de transparencia en la vida pública. Esta medida, además, puede suponer precisamente lo contrario, enturbiarlo todo. A los socialistas les corresponde probar si el concejal de Urbanismo, después de su nombramiento, o su bufete, siempre con la misma escrupulosa presunción de inocencia, han tenido relación con algún promotor inmobiliario, en perjuicio de la ciudad o de otros promotores; causa, sólo entonces, de cese. Se deben denunciar, cuando existan, las coincidencias entre los asuntos privados y los públicos. Y ser bien estricto con las incompatibilidades, teniendo en cuenta que no tiene el mismo poder quien decide y concede una obra que quien controla que todo se ajuste a la legalidad. Una legalidad que tampoco nos debería privar de buenos profesionales en las listas electorales. Si se admiten estas denuncias generales no va a querer ir nadie.

Artículo publicado en "La Voz de Cádiz" el 12 de julio de 2005

18:09 | ruiztorres | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://lospeligros.blogalia.com//trackbacks/31770

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 3.80.85.76 (2e22ae97a5)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?


  

Archivos

<Diciembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Documentos

  • Conocimiento del medio
  • Politica local gaditana
  • Sociales
  • Reseñas de libros
  • FARA
  • Presentaciones
  • Relatos cortos

  • Blogalia

    Blogalia

    Yo soy blogadita

    Planet Blogaditas

    Enlaces muy recomendables

    ASONANTE (María Jesús Ruiz)

    CRISEI(Rafael Marín)

    JOSE MANUEL BENITEZ ARIZA

    MIGUEL A. GARCIA ARGUEZ

    RAFAEL RAMÍREZ ESCOTO

    CARE SANTOS

    JUAN JOSÉ TELLEZ

    TANO RAMOS

    VIAJES DE PAPEL


    (c) 2002 ruiztorres